Gracias a la magia tendremos algún duendecillo para recoger los deseos de nuestros peques. Porque, aunque a veces sea duro, no podemos perder la ilusión.